Como sabéis la piel es un órgano sensible y con el que hay que tener especial cuidado, sobre todo con la piel de nuestros pequeños ya que es todavía más sensible.

La ropa es un elemento que está en constante contacto con la piel en prácticamente toda la extensión del cuerpo, y la piel es como una esponja que absorbe y sufre cualquier elemento que entre en contacto con ella.

Es imprescindible que tengamos cuidado con las prendas que les compramos a nuestros niños porque dependiendo del material y los tejidos con los que se hayan fabricado puede ocasionarles serios problemas de rozones, rojeces, alergias e incluso dermatitis atópicas.

Un material que cada vez es más utilizado en ropa para niño o ropa de bebé por sus enormes beneficios es el algodón ecológico, pero para que comprendas por qué lo es antes debes saber qué algodones existen y por qué no todos los algodones son saludables, así, cuando compréis, sabréis que no os están engañando y que solo porque ponga en la etiqueta algodón natural penséis que estáis comprando algo mejor.

 

ALGODÓN TRANSGÉNICO

Proviene de una semilla modificada genéticamente para usar menos pesticidas e incluso a veces para que el algodón salga de colores. Pero conlleva efectos devastadores para la tierra porque esa semilla funciona como un pesticida. Por consiguiente, es un peligro para la salud de las personas que lo trabajan y después para el consumidor final.

Este producto debe lavarse muchas más veces en su proceso de fabricación para que se pueda vender sin pesticidas, pero tampoco está demostrado que se vayan todos.

Al ser semillas transgénicas, obliga a comprar semillas y pesticidas cada año a los agricultores lo que implica que el resultado final utilizado para la fabricación de ropa de algodón lleve todos esos productos químicos perjudiciales para la salud.

 

ALGODÓN CONVENCIONAL

El cultivo de algodón convencional, a diferencia del orgánico, usa cerca del 25 % de los insecticidas fabricados en el mundo y un 1% de los gases efecto invernadero.

También generan daño en las personas que entran en contacto con los pesticidas, que tras llevar a cabo el proceso para convertirlo en tela para ropa, esos pesticidas siguen latentes en cada fibra de la tela que entrarán directamente en contacto con la piel provocando rojeces.

 

ALGODÓN NATURAL

El algodón orgánico utiliza productos naturales reportando beneficios directos al consumidor.

·         El algodón natural se cultiva en tierras libres de sustancias tóxicas y de todo tipo de pesticidas e insecticidas.

·         La agricultura natural se basa en la rotación de cultivos en lugar de utilizar fertilizantes artificiales. Y si se usan son orgánicos como el humus.

·        En el cultivo del algodón orgánico el deshojamiento se realiza mayoritariamente por el viento y el manejo de agua evitando la utilización de productos químicos perjudiciales

 

EL ALGODÓN NATURAL ¿POR QUÉ ES BUENO PARA SU SALUD?

No hace falta pensar mucho para descubrir los beneficios para nuestra salud y sobre todo para nuestros niños.

ü  Es un algodón cultivado en tierras fértiles libres de pesticidas, herbicidas y fertilizantes químicos sintéticos.

ü  También se hila y se produce sin químicos tóxicos.

ü  Cuando compramos algo en algodón ecológico tenemos que tener en cuenta que esté certificado. Si no lo está puede ser que nos estén engañando.

ü  El posterior proceso de teñido y acondicionamiento de la tela sigue el proceso que estipula la ley para el algodón certificado.

 

La piel es un órgano poroso que absorbe las sustancias que ponemos sobre ella. Si usamos productos de algodón orgánico, disminuimos la posibilidad de presentar reacciones alérgicas. Nuestra piel tiene una mayor ventilación y respira mejor. Se siente mejor.

El uso de ropa de bebé de algodón orgánico, es altamente recomendado, ya que su delicada piel requiere un cuidado más especial y extra de suavidad de los tejidos que tienen contacto directo con su piel. Siendo propenso a provocar eczemas y una de sus formas más común: la dermatitis atópica en niños.

Así que ya sabéis, la próxima vez que compréis ropa para niño fijaros bien en el origen de la tela para que vuestros hijos no vuelvan a quejarse de problemas de piel.